Crónica Equipo Senior B. Jornada 9. Temp 18-19

Alineaciones Senior B

Sustituciones Senior B

Capitanes Senior B

Partido que enfrentaba al líder del grupo 7 de la categoría de 3° Regional contra un Águilas de Moratalaz en línea ascendente, los dos mejores equipos en el último mes, con 12 puntos sobre 12 conseguidos.
Los primeros compases del partido fueron de tanteo de un rival a otro. Respetándose mútuamente sabedores del potencial del otro. El control del partido no era ni de uno ni de otro, pero es cierto que las primeras llegadas fueron por parte del equipo visitante, aprovechando los desplazamientos en largo a sus extremos. El equipo local reaccionaría de la misma manera, atancando por las bandas con las incursiones al espacio libre de sus atacantes, intentando hacer daño a la espalda de la defensa vallecana.
Senior-B-partido-3
Quien iba a hacer daño primero era el Atlético de Vallecas. En el minuto 18, tras un saque de portería del portero, la defensa del Águilas no mediría bien la proyección del balón y el mal entendimiento hizo que el delantero aprovechase dicha circustancia para plantarse sólo delante del guardameta y batirlo por debajo de las piernas, 0-1.
El equipo local no se vendría abajo y fruto de ello fue que en los cinco minutos siguientes, una buena incursión por banda de Moncho y un buen centro, llegaría Ángel al segundo palo para finalizar la jugada en gol, empate a uno y las cosas se igualaban.
Senior-B-partido-2
A raíz del empate, ambos equipos quisieron imponer su estilo de juego. El Atlético de Vallecas intentando atacar de manera directa conectando con sus extremos, y el Águilas de Moratalaz intentando aprovechar los espacios libres que dejaban los vallecanos, con incursiones por banda o a su delantero José Lozano. Fruto de ello llegó una ocasión clara del delantero del Águilas, en la que llegó a tiempo la defensa Vallecana para repeler el ataque que hubiese supuesto la ventaja en el marcador para los locales. Pero el fútbol es cuestión de golpear fuerte y así lo hizo de nuevo el Atlético de Vallecas en el minuto 37. Tras un pase de un mediocentro a la espalda del lateral propuso que un extremo pusiese el balón dentro de área de meta, para que su delantero centro remachase en boca de gol, 1-2 y nos íbamos al descanso con la sensación de que el equipo que menos errores cometiera se acabaría llevando el partido.
Tras el descanso, el Águilas intento controlar el partido y aprovechar las ocasiones que tuviese para empatarlo. Fruto de ello fue que tras un buen robo en el centro del campo, Moncho conectó con José Lozano y éste a la carrera al espacio libre pudo plantarse en el área rival, para finalizar cruzando el balón por bajo batiendo al guardameta visitante. Empate a dos y las cosas se volvían a igualar.
El partido estaba más abierto que nunca, porque los dos equipos se echaron con todo hacia delante para conseguir la victoria. Fue el Atlético de Vallecas el que de nuevo en el minuto 77, tras un saque de banda en el que el balón se paseó por el área de penalti, su mediocentro realiza una volea de espaldas, que colocó el balón en la cepa del poste sin que pudiese llegar a atajarlo el guardameta local. 2-3 y parecía que la victoria se iría para Vallecas.
Pero las cosas del fútbol, que son las buenas dinámicas, el creer y el luchar, hicieron que el Águilas de Moratalaz fuese de nuevo a por el empate.
Senior-B-partido
Así sucedió cuándo en el minuto 85, tras sacar una falta lateral Moncho, llegase a la cabeza de Óscar y éste la colocase ajustada al palo derecho del portero visitante sin que pudiese hacer nada. 3-3 y quedaban 5 minutos más el descuento para intentar conseguir desigualar el marcador.
Primero fueron los locales en las botas de José Lozano que tras un disparo desde la frontal la detuvo el portero y después fueron los visitantes en innumerables acometidas aéreas pero sin resultado alguno. La última ocasión la pudo haber tenido el equipo local, si no llega a pitar el árbitro el final del encuentro cuándo un balón en dirección al área del Atlético de Vallecas, y con José Lozano ya en carrera con ventaja se disponía a encarar al portero rival. Nunca sabremos que hubiese pasado si el árbitro no hubiese pitado ahí el final de un partido dónde dos equipos fueron descaradamente a buscar la victoria para el buen paladar del aficionado.